EL ILUSIONISTA


Siendo hijo de mago aprendí mis primeras ilusiones a muy corta edad. Este temprano acercamiento me abrió las puertas al fascinante pero hermético gremio de magos e ilusionistas, siendo así estrené mi primera pieza de magia durante el desarrollo del Congreso Internacional de Magia el año 2006, ante más de 300 magos de reconocida trayectoria a nivel mundial.

Desde aquel momento he tenido la fortuna de participar en numerosos congresos y eventos en los que he podido aprender el arte de la ilusión con los más grandes magos del mundo.

Hoy, 12 años después, aún tengo en mi poder el misterioso baúl de mi padre, así como sus viejos libros de ilusionismo, mentalismo y magia cuyos antiguos secretos no han dejado de revelarse para mí.